Herramientas Personales
Secciones
Usted está aquí: Portada Noticias Editorial: El trasfondo del espionaje
Acciones de Documento

Editorial: El trasfondo del espionaje

El encuentro del Grupo de los Ocho países más industrializados (G-8), que tiene lugar en Enniskillen, Irlanda del Norte, de por sí tenso y pleno de desacuerdos, tiene como telón de fondo el creciente escándalo por las revelaciones sobre la dimensión, la extensión y la sistematicidad de las redes de espionaje estadunidenses y occidentales, puestas al descubierto recientemente por el ex empleado de la CIA Edward Snowden.

Publicado el: 18 de junio de 2013
Editorial: El trasfondo del espionaje

Protesta en Enniskillen, ciudad de Irlanda del Norte que alberga la cumbre. La pancarta dice: “La intimidad no es un crimen; el programa de vigilancia electrónica (de EU) sí”. Foto: Ap

 

Publicada el 18 de junio en la versión impresa.

El encuentro del Grupo de los Ocho países más industrializados (G-8), que tiene lugar en Enniskillen, Irlanda del Norte, de por sí tenso y pleno de desacuerdos, tiene como telón de fondo el creciente escándalo por las revelaciones sobre la dimensión, la extensión y la sistematicidad de las redes de espionaje estadunidenses y occidentales, puestas al descubierto recientemente por el ex empleado de la CIA Edward Snowden.

El tema afecta, en primer lugar, la posición interna del presidente Barack Obama, quien enfrenta el señalamiento social de haber permitido una grave y sostenida violación a normas constitucionales que prohíben la intromisión gubernamental en la privacidad de los ciudadanos, salvo en casos excepcionales y justificados. El señalamiento es tan ineludible que ha dado lugar incluso a coincidencias políticas entre sectores republicanos conservadores y el ala progresista del Partido Demócrata en torno a la necesidad de regular y vigilar las actividades de espionaje interno puestas en práctica por la inteligencia militar (National Seccurity Agency, NSA) y otros organismos.

Por lo demás, en el encuentro de Enniskillen flota en el ambiente el descubrimiento de que el gobierno británico espió a sus huéspedes durante la cumbre del G-8 que tuvo lugar en Londres en 2009, y el gobierno chino, por voz de su Ministerio de Relaciones Exteriores, exigió explicaciones a Washington sobre la intervención furtiva de líneas de telecomunicaciones en China y en Hong Kong, así como sobre la práctica de intervenir empresas y servidores de Internet para llevar el espionaje cibernético a escala planetaria, hecho a todas luces violatorio de la legalidad internacional.

Es claro que de las dimensiones que alcance la indignación social causada por tales revelaciones dependerá, en buena medida, el futuro de Bradley Manning, el soldado estadunidense que filtró a Wikileaks documentos militares secretos que contienen algunos de los crímenes de lesa humanidad perpetrados por los ocupantes occidentales en Irak y Afganistán; de Julian Assange, el fundador de Wikileaks, quien por estas fechas cumple un año de permanecer en la embajada de Ecuador en Londres, en calidad de refugiado, y quien hace frente a una severa persecución judicial de Suecia y Gran Bretaña con el inocultable propósito de entregarlo al gobierno de Estados Unidos, y del propio Snowden, cuyo paradero se desconoce, pero sobre quien pesa ya una investigación judicial y una campaña mediática, orquestada por el gobierno de Washington, que pretende convertirlo en "traidor" y "criminal".

Justamente ayer, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño*, llegó a Londres con el propósito de encontrar, junto con las autoridades británicas, una salida a la situación de Assange, a quien el gobierno de David Cameron niega el salvoconducto requerido para que pueda abandonar el territorio inglés y viajar hacia Ecuador, cuyo gobierno le ha ofrecido asilo político.

Y entre estos acontecimientos crece el debate público en torno al secretismo tradicional de los poderes públicos y su tendencia a establecer sistemas ilegales de vigilancia y espionaje sobre la población, pese a que, en los casos de Estados Unidos y Europa occidental, tales prácticas ponen en entredicho las pretensiones democráticas y legalistas de esos países.

La consideración básica y consensual que debiera refrenar la tendencia de todo poder público a inmiscuirse en la privacidad de los habitantes es la siguiente: los individuos deben gozar de la máxima protección posible a la intimidad, en tanto los gobiernos deben reducir al mínimo la confidencialidad de sus actividades y guardar secretos sólo en circunstancias excepcionales en las que las consideraciones de seguridad nacional así lo ameriten. Pero, en lo inmediato, las democracias occidentales invierten los términos de esa ecuación, actúan como regímenes opresores y procuran reducir al mínimo posible los márgenes de privacidad de los ciudadanos, en tanto buscan para ellos mismos el máximo espacio de secreto, y en él, como es lógico suponer, florecen, más temprano que tarde, la ilegalidad y la corrupción.

*Esta versión registra la corrección del apellido del canciller. En la versión impresa está incorrecto.

HEROES

Enviado por ARTURO MARTINEZ en 25/06/2013 18:37
LAA REALIDAD DE TODO ESTO ESTA SIENDO DADO A CONOCER, LOS VERDADEROS TERRORISTAS SON LOS POLÍTICOS DE LOS GOBIERNOS DE GRAN BRETAÑA Y ESTADOS UNIDOS QUE ESTAN CORROMPIDOS HASTA EL ALMA, ELOS SON LOS VERDADEROS TERRORISTAS QUE PROTEGEN UNA ÉLITE QUE PRETENDE APODERARSE HASTA DE LA MENTE DE LOS PUEBLOS PARA LOGRAR SU AVARICIA DE PODER, ELOOS SON LOS VERDADEROS TEERRORISTAS Y NO JULIAN ASSANGE , O EL EXAGENTE SNOWDEN ,O EL SOLDADO MANNING QUE ARRIESGANDO SUS VIDAS DAN A CONOCER LA VERDAD ,DE COMOES QUE OPERAN ESTAS ÉLITES DE PODER, PROVOCANDO AUTOATENTADOS TERRORISTAS DENTRO DE SUS MISMOS TERRITORIOS, VIGILANDO A LA POBLACIÓN PARA CONOCER SU PENSAR SOBRE LO QQUE ACONTECE EN REALIDAD , COMETIENDO ATROPELLOS DE INVASIÓN DE PAÍSES QUE NO COLABORAN Y QUE DESEAN QUE AGACHEN LA CABEZA, ACUSANDOLOS DE TERRORISTAS, CUANDO OTRA ES LA REALIDAD. QUIENES SON EN REALIDA LOS TERRORISTAS SON LOS QUE SE ENCUENTRAN ENTRE LAS SOMBRAS , TIRANDO LA PIEDRA Y ESCONDIENDOSE DE SU FECHORÍA . NOSOTROS LOS PUEBLOS TENEMOS LA VERDAD , NO DESAPROVECHEMOS ESTOS MOMENTOS,Y DIFUNDAMOS LA REALIDAD QUE ACONTECE , NO SOLO EN ESTADOS UNIDOS SINO A NIVEL MUNDIAL, LAVERDAD NOS HARA LIBRES.

Espero que la gente no vea esto como una historia de heroicismo. Es una historia acerca de lo que la gente normal puede hacer en circunstancias extraordinarias.
Sitios relacionados
 

Copyright © 1996-2017 DEMOS, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.
Todos los Derechos Reservados.
Derechos de Autor 04-2005-011817321500-203.